Imprimir
Cuando D. Jesús Clemente comenzó a estudiar japonés, por azares de la vida, corría el año 61 de la era Showa. Teniendo en cuenta que 2017 es el año 29 de la era Heisei y que continúa estudiándolo les dará cierta idea de la dificultad de la empresa o de su capacidad de aprendizaje, o de ambas cosas. Desde 2005 se dedica a tiempo completo a la traducción, especializándose en biociencias y tecnología de información. En el desempeño de esta actividad aúna varias de las actividades que más le apasionan- el aprendizaje continuo de idiomas, las nuevas tecnologías disruptivas y los avances científicos en el campo de las ciencias de la vida. Atrás quedaron 16 años de trabajo como consultor y especialista en industria farmacéutica y sanitaria en una multinacional informática, de los que sigue recuperándose. Más atrás aún, su etapa de formación en biología molecular y bioquímica en la UAM, y filosofía en la UNED. Construye y pone a punto sus propios entornos informáticos de traducción (TenT). Además, diseña y explota sistemas para la producción de criptodivisas, como el bitcoin. No se prodiga mucho en las redes sociales, aunque habita en la Internet profunda. De vez en cuando sale al mundo real para participar en congresos y otros actos sociales. Las mayores probabilidades de encontrarle actualmente se tienen dejándose caer por un pueblito de la campiña segoviana o por la zona de la Bahía de San Francisco en California, justo detrás de Sillicon Valley.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Salvo que modifiques la configuración del navegador para restringirlas, navegar por este sitio supone la aceptación del uso de estas tecnologías. Saber más

Acepto
Las cookies son pequeños archivos que el navegador guarda en el disco duro del usuario durante su funcionamiento normal. Pueden almacenarse en la memoria interna del navegador (cookies de sesión, se eliminan cuanto el navegador se cierra) o en una carpeta específica (cookies persistentes), donde permanecen durante un periodo de tiempo establecido que puede oscilar entre varios minutos y varios años (salvo que el usuario las elimine manualmente).

En concreto, las cookies que utiliza el sitio web de Asetrad cumplen las siguientes funciones:

- identificar al usuario, permitiéndole así acceder a la información reservada para socios;

- recordar la configuración que el usuario haya seleccionado respecto a algunos apartados del sitio;

- calcular el número de usuarios y elaborar estadísticas del uso que estos hacen del sitio, con vistas a mejorar su funcionamiento.

Sin embargo, Asetrad no tiene control sobre las cookies que pudieran utilizarse en los sitios web de terceros, cosa que que el usuario deberá tener en cuenta cuando siga un enlace ajeno al sitio web de Asetrad.

Es posible restringir parcial o totalmente el uso que el navegador hace de las cookies (para ello debe modificarse la opción correspondiente de la configuración del propio navegador), aunque en caso de hacerlo puede que algunas funciones de este u otros sitios web no funcionen correctamente.